Archivos Mensuales: octubre 2013

LA EDUCACIÓN NO ES UNA OPORTUNIDAD ES UN DERECHO.

Educación ColombiaEl ser humano desde el momento de la concepción es reconocido como sujeto de derechos y deberes para sí mismo, la familia y la sociedad, por ello se hace prioritario el reconocimiento a la inclusión social no como una oportunidad, un premio o un momento, simplemente es una realidad; el hombre desde su esencia es un identificado como un ser social.

Su  desarrollo  está condicionado  al fortalecimiento y exploración del medio que lo rodea, la construcción de su propio mundo reviste en las relaciones humanas, la cultura y la educación como área que le permite vivir y crear acciones con un horizonte de sentido integral que teje acciones desde y para  sus intereses,  habilidades y  necesidades.

La educación  persiste en la búsqueda de nuevas oportunidades, lograr que cada individuo sea participe, identifique y diferencie  estrategias que lo confronte  y conlleve a  formar autoconciencia y autonomía,  a liberar pensamientos utópicos y convertirlos en realidades,  entender  que el conocimiento se aplica, se forma y es diverso, trabaja en forma rotativa es decir desde lo particular  hacia lo colectivo y a su vez desde la colectividad a lo individual.

Entender las necesidades educativas exige acompañar y dirigir desde un proceso meramente humanístico, teórico y práctico que  resulte competitivo,  eficaz y con proyección. La inclusión educativa rompe paradigmas de desintegración, debe ser transversal, apunta  a la organización y al desarrollo de un  sistema activo que moviliza hacia la comunicación, el deporte, la tecnología, la ciencia, la administración, la política y la cultura; desecha   las limitaciones, mantiene el derecho a la igualdad y comprende la diferencia, conduce  al cambio y a la oportunidad, rechaza la esclavitud y posibilita el acceso a los bienes y servicios de la sociedad.

La Constitución Política de Colombia en el Artículo 67 establece y apoya la inclusión educativa, lo que visibiliza al aprendizaje como la base de todo el desarrollo humano.

La Corporación Iberoamericana de Estudios CIES, aplica las políticas educativas en la incorporación de hombres y mujeres a un sistema que promueve la acción y participación en programas  de preparación técnica y laboral, defiende  la oportunidad y mantiene el ejercicio diario de la competitividad, enmarca territorios de participación y genera oportunidad para el desarrollo de los estudiantes, la familia y el estado.

El desafío de la enseñanza requiere planear para formar, establece habilidades y competencias, determina principios y propósitos para el aprendizaje, promueve objetivos  que ofrecen respuesta al saber ser, saber hacer y saber conocer.

Hoy en mi calidad de docente me permito ser participe en la edificación de una educación basada en  las raíces populares, el hombre aprende según su entorno, la familia y  la ciudad. La educación es vida y sin ella la existencia del hombre se convierte en un pozo de pobreza social y humana.

SANDRA MILENA ZUAIN RODRÍGUEZ

Licenciada en Educación Preescolar

Especialista en Educación y Orientación Familiar.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Modelo Pedagógico CIES: Parte III

Logo CIESLa Corporación Iberoamericana de Estudios CIES, es una institución social. La sociedad creó las instituciones educativas para que ellas formaran las nuevas generaciones de profesionales. Por tanto la Corporación Iberoamericana de Estudios CIES, es garante de sus egresados ante la sociedad. Es su responsabilidad social.

Lo curricular en el modelo pedagógico de la Corporación Iberoamericana de Estudios  CIES, está representado en la selección, la sistematización, el registro y la proyección de la cultura. Por cultura se entiende la transformación que la humanidad ha hecho de la naturaleza en un bien común. Es decir, la Universidad curriculariza la cultura en campos del conocimiento transformados en programas profesionales para generar desarrollo social. Los currículos son flexibles en la medida que puede moverse sin afectar su estructura para posibilitar el ingreso en los planes de formación de nuevos problemas del conocimiento, nuevos conocimientos e inclusive nuevos objetos de conocimiento, así mismo, posibilita la elección de líneas formativas en investigación y/o en profundización de ciertos conocimientos. Las líneas de investigación permiten la profundización y generación de conocimiento en un campo específico del saber, a través de un conjunto de Proyectos de Investigación.

El currículo genera los planes de formación superando el concepto de planes de estudio puesto que su directriz ya no es la de generar personas que sean estudiosas sino que reciban una educación más integral para que cada cual se forme, libremente, según el recorrido del proyecto educativo que la institución le ofrece. Los planes de formación están integrados por proyectos de aula cuyo precepto es un problema que guía unos conocimientos y unos métodos. Dicho problema puede variar según el entorno social y/o científico, lo cual da el carácter esencial de flexibilidad al currículo.

Lo didáctico del modelo pedagógico de la Corporación Iberoamericana de Estudios CIES, está representado como un espacio que interpreta los diferentes saberes para ser enseñados. La didáctica realiza lecturas a los diversos métodos de los diferentes saberes para construir estrategias de enseñanza y optimizar los procesos de enseñanza y aprendizaje.

Las didácticas, en la Corporación Iberoamericana de Estudios CIES, se fundamentan en la formación en investigación. Ello es consecuencia del carácter pedagógico del modelo al constituirse bajo la premisa de la solución de problemas. Este concepto se fundamenta en la metodología de la investigación, es decir, la didáctica para el desarrollo de situaciones problemas se construye con base en los procesos investigativos de las ciencias pero con carácter formativo.

Siendo consecuentes con la premisa de que “todo proceso problémico es un proceso investigativo” (Álvarez, 1996), en la solución de problemas se hace uso de la lógica y de los conocimientos que las ciencias han producido para la humanidad; el conocimiento, bien sea científico, técnico, tecnológico, artístico o empírico, en su construcción, en su resultado y en su aplicación, se problematiza. Ya que detectando y resolviendo problemas, con rigor metodológico, se formarán las nuevas generaciones, para intervenir en el desarrollo de las comunidades.

Establecer un modelo pedagógico con su respectivo enfoque curricular y conceptualizaciòn didáctica posibilita que la Corporación Iberoamericana de Estudios  CIES, controle sus procesos de enseñanza y aprendizaje para que a través de un mejoramiento continuo, aquellas actividades que permiten el perfeccionamiento permanentemente, permitan elevar los estándares de calidad de la educación .

El modelo pedagógico de la Corporación Iberoamericana de Estudios CIES, se constituye a partir de su Acta de Fundación en la cual se plantea que el objeto de esta corporación es “ofrecer enseñanza libre, sin limitaciones por razones políticas, raciales o de otro orden cualquiera, y fomentar (…) la cultura investigativa orientada a buscar la solución de los problemas colombianos”. Asimismo, este modelo estará guiado por el lema institucional de Ciencia y Libertad.

Por lo tanto, la enseñanza libre, la cultura investigativa, la solución de problemas, la Ciencia y la Libertad son los pilares que fundamentan la formación integral de los egresados de La Corporación Iberoamericana de Estudios CIES, en un ambiente de excelencia académica y responsabilidad social.

Para concretar los pilares fundamentales del modelo pedagógico, la Corporación Iberoamericana de Estudios CIES, mediante currículos flexibles, traduce la cultura de la humanidad para brindar una sólida formación humanista, científica y profesional a sus estudiantes, fomentando el diálogo entre los saberes, estructurando líneas de investigación que atraviesen los planes de formación y proyectando la academia en la sociedad.

El currículo se materializa en cada espacio donde se comunican los saberes mediante didácticas fundamentadas en la modelación de los procesos de construcción de los conocimientos, bajo el enfoque de la investigación formativa, incorporando nuevas tecnologías en los procesos de enseñanza y de aprendizaje y posibilitando la transformación de las funciones del profesor universitario para lograr el mejoramiento continuo de la calidad de la educación superior.

Etiquetado , , , , , , , , , , , ,

Modelo Pedagógico CIES: Parte II

Logo CIESLa Corporación Iberoamericana de Estudios CIES, en consonancia con estos tres procesos y para su significativa realización, en el modelo pedagógico se manifiesta otro proceso, el de gestión. A través de la gestión educativa nos comprometemos con el diseño y sostenimiento de un ambiente institucional en el cual las personas, trabajando en grupos, alcancen con eficiencia, metas seleccionadas. Como se puede apreciar la gestión educativa es también un proceso. En otras palabras, la docencia se gestiona, se dirige, lo cual empíricamente es bien conocido.

Lo pedagógico del modelo en la Corporación Iberoamericana de Estudios CIES, está representado en la enseñanza libre, la cultura investigativa, la solución de problemas, la ciencia, la libertad, la formación integral, la excelencia académica y la responsabilidad social.

Por enseñanza libre se entiende la libertad de cátedra en el sentido que los docentes están capacitados intelectualmente para ejercer la enseñanza según las múltiples escuelas en que se manifiestan los diversos conocimientos sin limitaciones ideológicas ni ejercer discriminación alguna.

La cultura investigativa hace referencia al cultivo de actitudes, aptitudes, valores y prácticas en favor de la producción de nuevo conocimiento. La solución de problemas hace referencia a la contextualización de los conocimientos en un espacio específico pero desde la tensión de la aldea global.

“El término problema designa una dificultad que no puede resolverse automáticamente, sino que requiere una investigación, conceptual o empírica”. (Bunge, 1972). “Las situaciones problemáticas emergen desde las tensiones de valor y cognitivas que los estudiantes confrontan en sus vidas cotidianas en la familia, en la escuela, en la comunidad, en la sociedad” (Magnendzo, 1991). “Un problema es una pregunta surgida de una observación más o menos estructurada, la pregunta que se hace puede tomar diferentes formas de acuerdo al objetivo perseguido”. (Pardinas, 1984). “Un problema, en tanto obstáculo, son nociones que pueden ser estudiadas en el desarrollo histórico del pensamiento científico y en la práctica de la educación”.(Bachelard, Gastón, 1979).

El lema institucional de ciencia y libertad posibilita la tensión entre el rigor y la emancipación. La ciencia “es y sigue siendo una aventura”(Morin, citado por Arroyave, 1995) en torno a las explicación del mundo de la vida como proyecto de saber. La libertad es la capacidad de optar autónoma y conscientemente. “La libertad es sinónimo de creatividad o de imaginación creativa, de fidelidad, de aventura, de riesgo, de fraternidad, de locura, de arte. El ser humano es mucho más que ciencia, es libertad para inferir su destino en dignificación y autenticidad” (Fullat, citado por Arroyave, 1995). Se pretende formar “un ser humano que sea libre para hacer ciencia y que construya ciencia desde la libertad” (Universidad de Medellín, citado por Arroyave, 1995).

Por formación se entiende “el proceso de construcción de cada individuo de su propia imagen” (Gadamer,1984). La Corporación Iberoamericana de Estudios CIES, explicita la formación integral como el desarrollo de competencias, la adquisición de conocimientos y la educación en valores.

Por competencia el conjunto de condiciones necesarias para comprender las reglas y las estructuras de un conocimiento específico y poder interpretarlo, aplicarlo y transformarlo. Los conocimientos pueden ser científicos, disciplinares, artísticos, técnicos, tecnológicos o empíricos, es decir, el bagaje cultural que la universidad ha curricularizado para ofertar sus programas. Los conocimientos portan valores en si mismos. “El valor es una propiedad que adquieren los objetos, tanto naturales como sociales, el estar incluidos en el trabajo y en el ser. Los valores son aspiraciones de todas las personas y se expresan mediante las metas alcanzadas en forma individual o colectiva. Los valores son el sentido de lo humano en el obrar”. (González, 1999)

La academia es la representación del mundo de las ciencias en la vida universitaria (Álvarez, 1996). Son los objetos de conocimiento que se enseñan en las instituciones de Educación Superior. Su carácter de excelencia esta dado por la calidad de los procesos de enseñanza y de aprendizaje que se certifican en un título de pregrado o posgrado, por los procesos de investigación y la proyección social de la universidad.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , ,

Modelo Pedagógico CIES: Parte I

Logo CIESPara la Corporación Iberoamericana de Estudios CIES, un modelo parte de una representación ideal de un contexto del mundo próximo; de allí, abstraemos todos los posibles aspectos, elementos y relaciones que consideramos relevantes, es decir, nuestro modelo hace representativo lo próximo a lo realmente verdadero de nuestra comunidad académica, sustentado bajo la prioridad de una institución, que como la nuestra, se compromete día a día con una identidad sólida y solidaria.

El carácter pedagógico de nuestro modelo, deja percibir que lo sustancial se hace posible en compromisos que se asumen en el contexto educativo y social. El modelo pedagógico se hace posible y visible a partir de líneas de acción plenamente establecidas desde rigurosos actos pedagógicos, didácticos, curriculares y administrativos.

Desde esa perspectiva, se concibe a la pedagogía como ese ámbito de las ciencias de la educación desde donde se reflexionan los procesos formativos, del ser humano, en sus aspectos más generales, constituyendo relaciones profundas entre la Sociedad, la Escuela y el Estado, con el fin de definir el tipo de hombre y de mujer que se desea formar en este contexto de país.

Para esta propuesta y como contexto del enseñar a hacer, la didáctica se asume como ese marco teórico que estudia los procesos formativos, en su singularidad, durante el desarrollo específico del proceso, haciendo énfasis en el modo de su desarrollo; su objeto de estudio es el proceso docente-educativo.

Por su parte el currículo es el ámbito de lo educativo, mediante el cual nos vinculamos con el desarrollo de los jóvenes, con su familia y su escuela. Es el proceso que diseña la estructura docente-educativa. Es a partir de los cual establecemos el  vínculo, entre el ideal de hombre que encierra la Pedagogía; y su expresión singular en la realidad escolar, de naturaleza didáctica. Este reto se hace posible mediante la selección y sistematización del mundo real, concretado en aquella parte de la cultura que se escoge para que, inmerso en el proceso docente-educativo, posibilite la formación del escolar.

La relación compleja entre de esos tres ámbitos: lo pedagógico, lo didáctico y lo curricular se da a partir de que todos estudian el proceso formativo; el primero, como ideal en su generalidad; el segundo, en su desarrollo; y el tercero, en su diseño y proyección, a partir del mundo en contexto. Lo didáctico se centra en el método, lo curricular en el contenido y lo pedagógico en el abordaje de los objetivos. La Pedagogía, entonces, se desarrolla en la escuela a través de la Didáctica y se regula a través del Diseño Curricular…

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Modelo CIES: Educación y paz

Modelo educativo CIESColombia posee uno de los conflictos internos más antiguos en el mundo, este se constituye en el problema más agudo que posee la nación  y es por ello que las encuestas muestran como la opinión pública nacional señala el fin del conflicto armado como el mayor anhelo de nuestro país.

Como educadores, pedagogos o  formadores consideramos que la búsqueda de la escurridiza paz pasa por crear una sociedad con justicia social, y para ello, la educación cumple un rol central y un modelo educativo como el de La Corporación Iberoamericana de Estudios – CIES se constituye en un referente obligatorio en ese propósito que tenemos como nación.

Para aclarar estos planteamientos, en primer lugar debemos hacer tres precisiones:

  1. La paz no  puede ser entendida desde una perspectiva reduccionista, es decir como el desmantelamiento de las denominadas organizaciones insurgentes, criminales o de traficantes de drogas.
  2. La educación sin lugar a equívocos cumple un rol protagónico en esta búsqueda de justicia social.
  3. En Colombia el ingreso a la educación, especialmente a la educación superior y de mayor manera a la educación superior de calidad está delimitada principalmente por dos premisas: Dinero y méritos.

Consecuentemente si la paz es mas que silenciar las armas, que para ello necesitamos  justicia social y si la justicia social pasa por tener un sistema educativo equitativo y de calidad; debemos entender por qué el sistema educativo actual no es equitativo, por qué la meritocracia es una falacia y cómo el modelo CIES puede inspirar el diseño de un sistema educativo justo.

Jeannie Oakes directora de educación de la Fundación Ford y una autoridad mundial en materia educativa propone que Colombia debe cambiar sus políticas públicas de acceso a la educación superior, dado que basarlas solo en exámenes o pruebas de conocimientos generan mayor inequidad.

Lo anterior es del todo cierto, pero más grave aún, dado que el sistema para ingresar a Las Instituciones de Educación Superior – IES –  en el país se basa en tener dinero para pagar matrículas y semestres de varios millones, o en competir por los escasos cupos de las instituciones de educación superior públicas, con base en los  resultados de una prueba estandarizada.

Este sistema ha conducido a que acceder a la educación superior sea solo para una elite, elite que para el año 2013 asciende al 42% de los jóvenes que egresan de la educación media, de los cuales el 55% los atienden las IES públicas, es decir por “ méritos” y el otro 45% las IES privadas, es decir por dinero. Con base en lo anterior, debe entenderse que de cada 100 jóvenes entre los 17 y 21 años que terminan su bachillerato, sólo 37 ingresan a la educación superior.

Consecuentemente, cabría hacerle varias preguntas a los responsables del diseño de la Política Pública Educativa en el país: y los restante 63 jóvenes que no ingresan a la IES ¿están condenados al ostracismo social ?; ¿Y si es madre adolescente o soltera no puede tener derecho a ingresar la educación superior ?, ¿y si tengo 40 años, hijos y un trabajo con bajos ingresos no puedo ejercer el derecho a la educación ?. ¿Desde cuando un examen escrito a los 17 años es capaz de determinar mis capacidades presentes y futuras?, Y ¿por qué esta prueba se constituye en el determinante para condenarme a ser un ciudadano exitoso o un individuo fracasado ?

Es evidente que este sistema de inspiración neoliberal denominado Meritocràtico, en su estructura recoge una serie de falacias sociales dado que “ Una sociedad meritocràtica, no reduce ni elimina la desigualdad, simplemente redistribuye las probabilidades de estar en el grupo aventajado  “.

Por todo lo anterior es que un modelo educativo inédito en el país como es CIES,  condensa una serie de aspectos en su diseño que permiten el acceso a la educación de jóvenes, mujeres, adultos, y adultos mayores, citadinos y rurales sin más requisito que los legales, no condiciona el ingreso a pagos de matrícula o semestre, flexibiliza los currículos de tal manera que el trabajo, la familia y otros compromisos sociales no imposibiliten educarse y finalmente da la opción de ser técnico o profesional.

Todas estas bondades del Modelo CIES, son innegables ventajas para construir una Política Pública Educativa cimentada en la equidad, como un gran aporte a la justicia social; es decir, que sí posibilitaría La Educación como un Derecho y no como un Privilegio, lo que realmente y sin lugar a dudas se constituiría en una significativa contribución a la consecución de La Paz.

Por:  J. Aldemar Puello Rojas

M.Sc. en Educación Universidad Javeriana

Director CIES sedes Suba y Kennedy

Etiquetado , , , , , , , , , , ,

¿Educación opresora?

Educación CIES

No podemos hacernos los ciegos frente a determinados comportamientos que parecen haberse convertido comunes entre los jóvenes. El incremento de la violencia, el afán por ser mejor que el otro y una competencia impuesta desde todos los ámbitos de la sociedad ha fomentado una terrible relación entre los jóvenes, donde la educación pareciera ser  aliada de esta dinámica, actuando como opresora en determinados momentos.

En este orden de ideas, estamos en una sociedad que todo lo quiere definir, medir,  a todo le pone nombres, todo lo contrasta y compara. En materia de educación ocurre lo mismo. Los jóvenes están siendo comparados, etiquetados y muchas veces invisibilizados. Elementos que fomentan divisiones, odios,  resentimientos, falta de cohesión y riñas entre los estudiantes.

Cada vez que se habla de desarrollo y progreso la palabra educación sale a relucir como pieza fundamental para alcanzar esos nuevos escenarios a los que muchos apuestan.
No obstante se encuentra fundamental pensar cuáles es la clase de educación a la que estamos apostando. Pues en muchas ocasiones  frente a estos procesos se encuentra una falta de componente humano. Donde el contacto con la gente, “con ese otro”, no pareciera ser importante, contemplándolo así como algo banal y obvio.  Y es que la educación no es solo un tema de libros, documentales, historia, matemáticas y filosofía.
La educación debe aportar elementos que le permitan comprender a los estudiantes el mundo diverso en el que viven, donde las personas a través de lo que les ocurre a su alrededor, la reflexión y el reconocimiento de sí mismo y del otro, puedan tomar decisiones con determinada conciencia.
En alguna columna había hablado de la educación para la paz y la importancia de comprender a esta como un tema fundamental en nuestra sociedad,  la cual apuesta por promover alternativas creativas de resistencia y soluciones frente a los distintos contextos que se presentan.
Dejando de lado la noción de paz como algo pasivo y optando así por la alternativa de lo pacífico. Lo que comprende el ser crítico, activo, y alejarse de estereotipos impuestos. Donde si bien la educación tradicional se ha esforzado por formar personas para la competencia, la educación para la paz se esfuerza por formar personas para la cooperación.
Escrito por: Mónica Herrera Irurita
Publicado en : Revista Semana (05/09/2013)
Etiquetado , , , , , ,

CIES Y LAS POLÍTICAS INCLUSIVAS

Educación Social

En días recientes el fundador y Director General se refirió a los doce años de labores que cumple la CORPORACIÓN IBEROAMERICANA DE ESTUDIOS CIES en una síntesis de la historia de  esos 12 años de lucha para alcanzar el posicionamiento que hoy tiene  CIES no solo en el sur sino en cada una de las veinte localidades de la capital y en otras cinco ciudades de Colombia.

Además de la cifra record de 30.000 estudiantes que debe constituir motivo de análisis (o tal vez preocupación, o al menos curiosidad) para los expertos en el diseño y aplicación de políticas educativas nacionales e internacionales, en un país lleno de inequidad y de exclusión en materia educativa, CIES  cuenta con algunos factores claves en los que fundamenta su éxito: el acceso y la permanencia sin más restricciones que los que la disponibilidad de cada estudiante le permita; la promoción de acuerdo con las condiciones y capacidades individuales; la garantía de la obtención de un título profesional  cualquiera que sea el programa elegido; y, la calidad de los programas que ofrece.

Desde la facultad de preescolar se  han implementado una serie de medidas que nos ha permitido crecer no solo en número de estudiantes sino en la calidad académica del programa.

Se han firmado convenios con instituciones de carácter privado  y oficial en donde nuestras estudiantes de licenciatura adelantan sus prácticas profesionales que fortalecen y complementan la elaboración de tejidos teóricos construidos en el aula.

Los docentes seleccionados, en el ciento por ciento de los casos, cuentan con estudios de posgrado, muchos en el nivel de maestría.

Se creó un blog académico con el nombre de “LOS LIBROS ME ENSEÑAN A PENSAR Y EL PENSAMIENTO ME HACE LIBRE” que permite la interacción del estudiante con textos académicos, pedagógicos y científicos que contribuyen de manera definitiva en la formación de estudiantes con sólidos conocimientos teórico-prácticos que los proyectan como profesionales de éxito en el mundo competitivo y globalizado de hoy. Con ocho meses de creación, este blog registra a la fecha cien mil ingresos, muchos de ellos por parte de los estudiantes de CIES, pero también hay visitas de la mayoría de países latinoamericanos, Estados Unidos, Europa y Asia.

Cuentan los bogotanos y colombianos ¡por fin! con una institución educativa que garantiza la materialización del verdadero derecho a la educación haciendo honor a políticas de inclusión de las que tanto se pregonan en la ley pero que son un saludo a la bandera por su inaplicabilidad por razones de tipo social, cultural y económico. Felices 12 años CIES y muy, muy larga vida.

Escrito por: FERNANDO CALDERÓN

Decanatura de  Preescolar

Etiquetado , , , , ,

Paro cafetero y educación para la paz: una apuesta por la coherencia

CIES y la paz

Los hechos ocurridos la semana pasada, relacionados con el paro cafetero, nos llevan a pensar, en las distintas alternativas que los colombianos usamos para abordar un conflicto o manifestar nuestras inconformidades, manifestaciones que preocupantemente señalan la poca conciencia frente a la noción de cultura de paz, y la poca coherencia entre lo que exigimos y lo que hacemos. Desde lo anteriormente expuesto, considero importante abordar dos temas relevantes, la educación para la paz y la cultura de paz, que claramente poco se desarrolla en la sociedad. Quiero hacer énfasis, en que estoy totalmente de acuerdo con los motivos de la manifestación, lo que no comparto son las maneras de abordar los conflictos, en un país que “supuestamente” intenta apostarle a la paz, donde los directamente afectados son la misma base social, entonces cabe preguntarse ¿cuántas pérdidas generó el paro?
Muchas veces cuando le preguntas a las personas por el significado de cultura de paz, tienden a asociarlo con pasividad y quietud, perspectiva bastante errada. Educar para una cultura de paz significa todo lo contrario. Se trata de fomentar espacios donde las personas puedan manifestar sus inconformidades, dialogar, deliberar, contrastar y ser críticas frente a su mundo individual como colectivo, adquiriendo un compromiso social. Con el objetivo de formar personas activas, que busquen fortalecer su entorno a través de distintas alternativas desde una perspectiva integral, alejándose de patrones impuestos y rituales establecidos. Lo que significa poder interpretar la realidad desde una mirada global como local y propositiva, que permita encontrar soluciones y alternativas de resistencia distintas a la violencia. Fomentando una actitud la cual vea a los conflictos como posibles escenarios de oportunidades y no como escenarios de violencia.
En este orden de ideas, educar para una cultura de paz significa trabajar por deslegitimar la violencia impuesta en estructuras mentales, que debido a las coyunturas de las últimas décadas, se ha creado en las personas y su subcontinente, pues ha predominado la cultura de la agresión, debido a variables e intereses económicos, políticos y sociales. Lo que ha generado el brote de una violencia física como estructural y cultural. Debido a procesos como la globalización, la intolerancia frente a la diversidad religiosa, étnica y social,  fomentado escenario de desigualdad.
En este sentido, la educación para la paz se orienta a crear mecanismos alternativos en el plano económico, político, social y ambiental. Los cuales  fomenten la inclusión social, la igualdad de género y el empoderamiento de los grupos base.
Para esto la educación para la paz comprende de algunos objetivos:
1) Aprender a conocer, esto es, adquirir los instrumentos de la comprensión.
2) Aprender a hacer, para poder actuar sobre el entorno.
3) Aprender a vivir juntos, para participar y cooperar con los demás en todas las actividades Humanas.
4) Aprender a ser.
Educar para la paz es enseñar a dialogar y a escuchar, elementos que nos permiten convivir los unos con los otros, ¿y qué es convivir? Se trata de soñar juntos, así nuestros sueños e intereses no sean los mismos, con la tranquilidad de poder compartirlos y expresarlos colectiva y públicamente.
Desde estas nociones, por más utópicas y abstractas que parezcan, se debería partir al momento de decidir realizar cierto tipo de manifestaciones, si en realidad el objetivo es aportar a una cultura de paz.  Para esto me parece importante citar a Noberto Bobbio, quien con su apuesta por el pacifismo activo, aporta a esta reflexión.
Un elemento importante por resaltar de los aportes de Bobbio es el concepto de pacifismo, como movimiento o teoría, que considera una paz duradera e integral. La paz a la que aspira el pacifismo no es una paz cualquiera, no es una paz de equilibrio que es por naturaleza inestable y mucho menos una paz de imperio o de hegemonía que se basa en una relación de inferior superior, en la que el inferior no acepta, sino que sufre el estado de no-guerra impuesto por el superior, y en la que por consiguiente el estado de no guerra es para el inferior otro estado de servidumbre. En este orden de ideas,  la paz a la que se aspira no puede ser otra cosa que una paz de satisfacción, o sea una paz de una aceptación consciente. En relación con la antítesis de la paz, o sea la guerra, el pacifismo asume una actitud de negación radical: tiende, en efecto, no a la eliminación de tal o cual guerra sino de toda forma de guerra. Por esto, la paz a la que le apuesta el pacifismo tiene que ver con tres niveles: a nivel de organización política, a nivel de la sociedad civil y a nivel de producción.
En efecto, quisiera dirigir esta reflexión al nivel de la sociedad civil, porque no creo en el gobierno. Creo en la sociedad civil  y en sus grandes capacidades de gestión y organización, siempre he sido admiradora de su capacidad de agencia, sin embargo, quisiera dejar manifiesto el pensar posibles alternativas para actuar desde un pacifismo activo, en aras de fomentar una cultura de paz desde micro escenarios, donde los discursos sean coherentes con las acciones.
Escrito por : Mónica Herrera Urritia
Publicado en: Revista Semana (07/03/2013)
Etiquetado , , , , ,