Archivo de la etiqueta: educación

Un Cambio en la vida

CIES estudiantes bogotáSiempre me he preguntado si CIES sabe cosas personales de sus estudiantes; o simplemente no se da cuenta del enorme cambio que ha hecho, que hace y que hará en sus alumnos; no es un reproche ni mucho menos, pero como experiencia personal puedo decir que CIES me cambió la vida. Muchas veces en nuestro diario caminar tenemos acciones o actitudes que nos cambian la visión de las cosas, otros por el contrario se encuentran con personas que le dan un giro de 360 grados a sus vidas, y otros en los que me incluyo, encontramos sitios que prevalecen en la integridad, que respetan al ser humano por lo que es y proveen de oportunidades para salir adelante.

Todos los estudiantes en CIES y en todas las universidades somos un mundo diferente, con caminos paralelos pero siempre distintos, con historias de desesperanza, dolor, alegrías, etc., que de una u otra manera han formado nuestro carácter y nos han hecho ser las personas que somos hoy en día.

Soy Estudiante de Administración, y por muchas cosas, es lo que me gusta estudiar. La calidad y calidez de sus docentes más que una universidad me han hecho sentir parte de una familia, que se ha venido creciendo y que espero que crezca mucho más, porque más que merecido, es algo necesitado para tantos que como yo lo estaba buscando.

No sé, si sabe CIES, que muchos de los que estudiamos acá tenemos historias difíciles, hay personas de todos los estratos, de muchos lugares de Colombia, pero todos siempre tenemos el mismo fin: ya que nos das la oportunidad de estudiar, es nuestro deber dejar el dolor atrás y simplemente mirar hacia adelante buscando la culminación de nuestro proyecto de vida. Cuando comenzamos habían muchas dudas que nos inquietaban y aunque nunca faltaban los problemas, muchas veces llegábamos con ellos a clase y recuerdo una frase de Darío Duque profesor de “Fundamentos de Administración” que decía: “si no tiene tiempo para estudiar y si para trabajar, trabaje; si no tiene tiempo para trabajar y si para estudiar, estudie; pero no traiga ni al trabajo ni a la universidad problemas, traiga soluciones para combatir esos problemas que tiene.” Y CIES se ha convertido en una solución, en una meta, en un camino por seguir.

Hoy, simplemente somos estudiantes de CIES, mañana seremos los profesionales egresados de una Institución con inclusión social y con la convicción de que “construyendo un mejor país” se hace realidad a cada momento y se ve reflejado en nosotros.

No hay más sino agradecimientos por permitirnos ser parte de esta gran institución y augurando muchos éxitos para todos los que conformamos esta gran Familia.

Andrés E. Lopera Arango

Estudiante de Administración

CIES Bogotá, Sede Principal

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

MI PRIMERA EXPERIENCIA UNIVERSITARIA

Estudiante bogota CIESEs muy gratificante culminar un día más, llena de vida y alegría. Saber que al otro día iré a estudiar, a empezar sexto semestre en pedagogía infantil gracias a la oportunidad que me dio la Corporación Iberoamericana de Estudios CIES.

En estos momentos me siento a reflexionar, y a pensar, que hermoso trabajo hace todo el equipo CIES, personas con un gran sentido humanitario y con unas inmensas ganas de dar todo lo que está en sus manos para enseñarnos las cosas que nos sirven para nuestras vidas profesionales.

Recuerdo ese día cuando entré por primera vez a CIES, fue tan extraño, pero a la vez tan emocionante, empezar esta nueva etapa de mi vida, con personas que son tan humildes y tan cálidas, que me brindaron confianza en un solo suspiro, luego al entrar al salón de clases,  y encontrar en cada compañero, un mundo distinto al mío, pero igual de maravilloso, fue para mí tan fascinante, que al recordarlo, se me eriza la piel; y ver por primera vez, a mi primera docente, llena de conocimientos que quería entregarnos a cada uno de nosotros, los que estábamos sentados en los pupitres de ese inmenso salón, allí conocí a las que ahora son mis mejores amigas, mujeres luchadoras y con tantas ganas de salir adelante como yo.

Esta docente dejo una huella inmensa en mí, porque es una mujer tan fuerte y tan sabia, que me da gusto siempre escucharla y verla. También recuerdo con una sonrisa en mis labios, a un docente, este hombre nos hacia reír con cada ocurrencia, y nos dio muchas lecciones de vida, tan importantes, como interesantes: este hombre me causó admiración y respeto, por su gran conocimiento, y sobre todo por el interés que le colocaba a cada una de sus clases, que eran tan agradables, que el tiempo se nos hacía muy corto.

De cada docente tengo un recuerdo bonito, que si escribo cada anécdota, no me alcanzaría las palabras para describirlas, pero no todo es tan color de rosa, en ocasiones hubo docentes que eran tan serios, que en primera instancia, me causaban temor y hasta inseguridad, pero de ellos aprendí que las cosas con esfuerzo y dedicación son las que mejor se valoran.

Hoy, pienso que cada persona que paso por mi vida, dejó tantas cosas tan bellas, que las aplicó a mi vida como docente en estos días, tengo como amigas a unas loquitas, que cada día me sacan una gran carcajada y momentos agradables, y tengo la plena seguridad que jamás olvidaré. Nunca me rendiré y seguiré estudiando y luchando hasta lograr todas mis metas.

Gracias familia CIES por brindarme un mundo lleno de conocimientos y alegría. Dios los bendiga a ustedes y sus familias.

Angie Stephanie Nova Martínez.

Estudiante de pedagogía infantil

CIES Bogotá, sede principal

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Educación y Sociedad

CIES y ColombiaCuánto me gustaría tener en este preciso momento a mi alcance algunos pensamientos de reconocidos autores que han hablado sobre educación, que bueno fuera poder disponer de aquellas páginas de esos libros que me han dejado encantado, saludable sería conversar en este instante con esos profesores y amigos que me han hecho amar la educación, incluso sería refrescante poder ver mientras escribo este texto algún documental que me relacione los conceptos de educación y sociedad; pero como ven, no tengo ninguna de esas herramientas a mi alcance en estos momentos. Ahora bien, lo bueno, lo positivo, el factor de luz, mi guía, mi motivación, mi musa y mi más grande inspiración para escribir este texto, no me la va a dar los mejores libros, ni pensar en grandes autores, tampoco las enseñanzas de mis profesores y amigos, ni documentales avanzados sobre el tema, mi más grande inspiración es el momento que viví el día martes 02 de julio del presente año, con sólo dos días de antigüedad como colaborador de CIES, fui invitado por el rector y fundador, el señor Luis Criollo, a recibir a los estudiantes nuevos. La sensación que viví en esos momentos no se puede describir por medio de libros, autores, profesores, amigos, documentales, esa sensación me hizo entender a mi manera la relación entre educación y sociedad.

Me ubiqué al frente de aproximadamente 600 estudiantes, vi personas que en sus rostros dejaban ver sus sueños, sus ilusiones, gente contenta y agradecida porque tenían la oportunidad de recibir educación. Entonces entendí que desde ese día me estaba comprometiendo no sólo con CIES, sino con los sueños de miles de estudiantes que hacen parte de ella.

La Corporación Iberoamericana de Estudios, me ha hecho entender el proceso de educación de forma diferente, desde que pertenezco a ella, la educación para mi se convirtió en un proyecto incluyente, en el cual hay oportunidad para todas las personas, independientemente de su credo, color, condición social y física. Desde el 2 de Julio y hasta hoy, la educación es la herramienta más poderosa, por no decir la única, para superar los grandes inconvenientes que afronta nuestro país. Nuestro fundador, igual que esos cerca de 600 estudiantes, también tiene un sueño educativo, y es brindar oportunidad de educación a todas las personas de Colombia, especialmente a las personas de bajos recursos.

Es entonces entendible, que una educación vista desde esta perspectiva incluyente, donde se le da la posibilidad de estudiar a tantos miles de personas, termina generando una mejor sociedad. CIES es un ejemplo de cómo construir un mejor país.

Para finalizar, dejo la siguiente reflexión: La paz, ese deseo del hermoso pueblo Colombiano, está en cada uno de los actos educativos y de las propuestas de educación incluyente, de educación para todos. En CIES estamos construyendo un mejor país y lo mejor de todo es que estamos construyéndolo con educación y paz.

Saludos,

Pablo César Lozano Rosero

Director Nacional de inglés CIES

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

CIES Y LAS POLÍTICAS INCLUSIVAS

Educación Social

En días recientes el fundador y Director General se refirió a los doce años de labores que cumple la CORPORACIÓN IBEROAMERICANA DE ESTUDIOS CIES en una síntesis de la historia de  esos 12 años de lucha para alcanzar el posicionamiento que hoy tiene  CIES no solo en el sur sino en cada una de las veinte localidades de la capital y en otras cinco ciudades de Colombia.

Además de la cifra record de 30.000 estudiantes que debe constituir motivo de análisis (o tal vez preocupación, o al menos curiosidad) para los expertos en el diseño y aplicación de políticas educativas nacionales e internacionales, en un país lleno de inequidad y de exclusión en materia educativa, CIES  cuenta con algunos factores claves en los que fundamenta su éxito: el acceso y la permanencia sin más restricciones que los que la disponibilidad de cada estudiante le permita; la promoción de acuerdo con las condiciones y capacidades individuales; la garantía de la obtención de un título profesional  cualquiera que sea el programa elegido; y, la calidad de los programas que ofrece.

Desde la facultad de preescolar se  han implementado una serie de medidas que nos ha permitido crecer no solo en número de estudiantes sino en la calidad académica del programa.

Se han firmado convenios con instituciones de carácter privado  y oficial en donde nuestras estudiantes de licenciatura adelantan sus prácticas profesionales que fortalecen y complementan la elaboración de tejidos teóricos construidos en el aula.

Los docentes seleccionados, en el ciento por ciento de los casos, cuentan con estudios de posgrado, muchos en el nivel de maestría.

Se creó un blog académico con el nombre de “LOS LIBROS ME ENSEÑAN A PENSAR Y EL PENSAMIENTO ME HACE LIBRE” que permite la interacción del estudiante con textos académicos, pedagógicos y científicos que contribuyen de manera definitiva en la formación de estudiantes con sólidos conocimientos teórico-prácticos que los proyectan como profesionales de éxito en el mundo competitivo y globalizado de hoy. Con ocho meses de creación, este blog registra a la fecha cien mil ingresos, muchos de ellos por parte de los estudiantes de CIES, pero también hay visitas de la mayoría de países latinoamericanos, Estados Unidos, Europa y Asia.

Cuentan los bogotanos y colombianos ¡por fin! con una institución educativa que garantiza la materialización del verdadero derecho a la educación haciendo honor a políticas de inclusión de las que tanto se pregonan en la ley pero que son un saludo a la bandera por su inaplicabilidad por razones de tipo social, cultural y económico. Felices 12 años CIES y muy, muy larga vida.

Escrito por: FERNANDO CALDERÓN

Decanatura de  Preescolar

Etiquetado , , , , ,

Paro cafetero y educación para la paz: una apuesta por la coherencia

CIES y la paz

Los hechos ocurridos la semana pasada, relacionados con el paro cafetero, nos llevan a pensar, en las distintas alternativas que los colombianos usamos para abordar un conflicto o manifestar nuestras inconformidades, manifestaciones que preocupantemente señalan la poca conciencia frente a la noción de cultura de paz, y la poca coherencia entre lo que exigimos y lo que hacemos. Desde lo anteriormente expuesto, considero importante abordar dos temas relevantes, la educación para la paz y la cultura de paz, que claramente poco se desarrolla en la sociedad. Quiero hacer énfasis, en que estoy totalmente de acuerdo con los motivos de la manifestación, lo que no comparto son las maneras de abordar los conflictos, en un país que “supuestamente” intenta apostarle a la paz, donde los directamente afectados son la misma base social, entonces cabe preguntarse ¿cuántas pérdidas generó el paro?
Muchas veces cuando le preguntas a las personas por el significado de cultura de paz, tienden a asociarlo con pasividad y quietud, perspectiva bastante errada. Educar para una cultura de paz significa todo lo contrario. Se trata de fomentar espacios donde las personas puedan manifestar sus inconformidades, dialogar, deliberar, contrastar y ser críticas frente a su mundo individual como colectivo, adquiriendo un compromiso social. Con el objetivo de formar personas activas, que busquen fortalecer su entorno a través de distintas alternativas desde una perspectiva integral, alejándose de patrones impuestos y rituales establecidos. Lo que significa poder interpretar la realidad desde una mirada global como local y propositiva, que permita encontrar soluciones y alternativas de resistencia distintas a la violencia. Fomentando una actitud la cual vea a los conflictos como posibles escenarios de oportunidades y no como escenarios de violencia.
En este orden de ideas, educar para una cultura de paz significa trabajar por deslegitimar la violencia impuesta en estructuras mentales, que debido a las coyunturas de las últimas décadas, se ha creado en las personas y su subcontinente, pues ha predominado la cultura de la agresión, debido a variables e intereses económicos, políticos y sociales. Lo que ha generado el brote de una violencia física como estructural y cultural. Debido a procesos como la globalización, la intolerancia frente a la diversidad religiosa, étnica y social,  fomentado escenario de desigualdad.
En este sentido, la educación para la paz se orienta a crear mecanismos alternativos en el plano económico, político, social y ambiental. Los cuales  fomenten la inclusión social, la igualdad de género y el empoderamiento de los grupos base.
Para esto la educación para la paz comprende de algunos objetivos:
1) Aprender a conocer, esto es, adquirir los instrumentos de la comprensión.
2) Aprender a hacer, para poder actuar sobre el entorno.
3) Aprender a vivir juntos, para participar y cooperar con los demás en todas las actividades Humanas.
4) Aprender a ser.
Educar para la paz es enseñar a dialogar y a escuchar, elementos que nos permiten convivir los unos con los otros, ¿y qué es convivir? Se trata de soñar juntos, así nuestros sueños e intereses no sean los mismos, con la tranquilidad de poder compartirlos y expresarlos colectiva y públicamente.
Desde estas nociones, por más utópicas y abstractas que parezcan, se debería partir al momento de decidir realizar cierto tipo de manifestaciones, si en realidad el objetivo es aportar a una cultura de paz.  Para esto me parece importante citar a Noberto Bobbio, quien con su apuesta por el pacifismo activo, aporta a esta reflexión.
Un elemento importante por resaltar de los aportes de Bobbio es el concepto de pacifismo, como movimiento o teoría, que considera una paz duradera e integral. La paz a la que aspira el pacifismo no es una paz cualquiera, no es una paz de equilibrio que es por naturaleza inestable y mucho menos una paz de imperio o de hegemonía que se basa en una relación de inferior superior, en la que el inferior no acepta, sino que sufre el estado de no-guerra impuesto por el superior, y en la que por consiguiente el estado de no guerra es para el inferior otro estado de servidumbre. En este orden de ideas,  la paz a la que se aspira no puede ser otra cosa que una paz de satisfacción, o sea una paz de una aceptación consciente. En relación con la antítesis de la paz, o sea la guerra, el pacifismo asume una actitud de negación radical: tiende, en efecto, no a la eliminación de tal o cual guerra sino de toda forma de guerra. Por esto, la paz a la que le apuesta el pacifismo tiene que ver con tres niveles: a nivel de organización política, a nivel de la sociedad civil y a nivel de producción.
En efecto, quisiera dirigir esta reflexión al nivel de la sociedad civil, porque no creo en el gobierno. Creo en la sociedad civil  y en sus grandes capacidades de gestión y organización, siempre he sido admiradora de su capacidad de agencia, sin embargo, quisiera dejar manifiesto el pensar posibles alternativas para actuar desde un pacifismo activo, en aras de fomentar una cultura de paz desde micro escenarios, donde los discursos sean coherentes con las acciones.
Escrito por : Mónica Herrera Urritia
Publicado en: Revista Semana (07/03/2013)
Etiquetado , , , , ,